Pastorcita, es una perrita muy muy especial, ya que se encontró en un estado realmente deplorable y hoy gracias a sus ganas de vivir y a un largo tratamiento en la Clínica Veterinaria, ya se encuentra hace un tiempo de alta y lista para un hogar donde ella pueda entregar todo el cariño y alegría que tiene.

Ella tiene una enfermedad autoinmune, llamada Penfigo Foliaceo, la cual NO es contagiosa y es de un tratamiento fácil y económico.Toma un remedio una vez al día, nada de comida especial, sólo hay que darle amor y una oportunidad de una mejor vida.

Para su corta edad, es una perrita que no la ha pasado bien en su vida, discriminada por su condición, siendo ella realmente una perrita de un inmensa ternura.

¿Quieres darle un hogar a Pastorcita? Comunícate con nosotros: